lunes, 27 de diciembre de 2010

Escribir


Hace unos días, me preguntaron por qué me molestaba tanto una falta de ortografía si estaba estudiando Matemáticas en la facultad. Y es que hemos separado las ciencias de las letras como algo incompatible.


Pero para escribir se necesita de una mente analítica y racional que sepa servir a una actitud de arrebatos. Porque los que estudian ciencias y dejan de lado las letras se equivocan tanto como aquello estudiantes de humanidades que despreciaban las ciencias. Imposible tachar a las ciencias de analfabetas, imposible que un literato sobreviva sin ciencia.


Y puedo decir más, mi ciencia es exacta, no existe error, no cabe duda. Pero una cosa que sí cabe es la paradoja,y de las paradojas vivimos. Y para expresar la vida.. ¿ecuaciones? Puede que sí, pero decimos más si la acompañamos de unos versos. Cuando además sabes apreciar la exactitud de las matemáticas como algo tranquilizador y como un reto, cuando además de entenderlas con la cabeza, las entiendes con el corazón... Me río de esos compañeros del instituto que estudiaban letras puras y se atrevían a calificarte como una persona casi inhumana, como si por estudiar exactas no tuvieras capacidad para emocionarte leyendo un libro, o escribir cosas que puedan emocionar a los demás.


Mi corazón es literatura y mi cabeza son estructuras. Necesito escribir para tener la mente en orden y la razón para aclarar mi escritura. Por eso, escribo desde los 10 años en vez de ir a psicólogo. Es liberación, es alma y cualquier persona puede hacerlo, al margen de sus estudios.

Sí, cualquier persona es libre de escribir, y siempre es mejor hacerlo sin faltas de ortografía.

¿Me equivoco?

sábado, 25 de diciembre de 2010

Cualquier Cosa

No se como decirte,

que no quiero verte más

que no puedo

que me destrozas el corazón

aunque no quieras

aunque me quieras a tu manera

pero yo no puedo.


No puedo seguir así

aunque quiera

aunque no soporte verte partir

No puedo, no puedo quererte más

ni quererte menos

porque simplemente te quiero.


Que me hundo en sollozos

cada vez que te veo

por mucho que me esfuerce

en tener a otros para olvidarte

los que me hacen olvidarte se van

y se van también de mi mente

pero tú siempre permaneces


Por favor, yo no puedo echarte

vete tú

haz que te odie

haz algo

Si no te esperaré eternamente

y me casaré

y tendré hijos

y una vida

pero cuando tu me llames

lo dejaré todo


Y no es justo

no es justo que mi felicidad

lleve siempre un pseudo delante

porque tú no estás

Y no es justo que vengas cada tres meses

a recordarme que existes

y que yo no pueda decirte que no quiero verte

porque sí quiero

siempre quiero.


Y ya no quiero quererte

ya no puedo más.

Pero es inútil buscar y buscar

algo que ya he encontrado


viernes, 24 de diciembre de 2010

Y..

¿Y qué vas a hacer ahora?

Seguir adelante, como siempre.

jueves, 9 de diciembre de 2010

Quiero contar una Cosa

Hoy, no voy a usar metáforas. Hoy me voy a liberar de la alegoría para hablar sobre mi vida real, tal y como es, sin tapujos, sin trampas, sin eufemismos. Porque creo que me merezco desahogarme. Quiero que sepáis una historia en la que un bichito amable lleno de enredaderas lastimó a la pantera. Quiero que sepáis que más allá de todo eso hay una persona que lo pasó mal.

Bien, en Marzo, en unas Olimpiadas Matemáticas, conocí a un chico, un tal JC. Un chico guapo, para que negarlo, y bastante modesto e inteligente. A primera vista me gustó y quise conocerlo mejor. Me di prisa en acercarme a él pues el plazo para regresar a Córdoba era 3 días.

Hablamos de muchos temas diferentes y me interesé por él. Le abrí mi mente y mi corazón. Quise demostrarle quién era más allá de la máscara social que todos tenemos. Él se interesó, para que negarlo de nuevo. Era una persona inexperta en temas psicológicos, en debates éticos y morales. En definitiva, alguien demasiado influenciado por la ética social que nos envuelve. Y él quiso saber más acerca de lo que yo le podía enseñar. Me dijo que había aprendió mucha cosas conmigo, eso dijo.

El caso es que el también se abrió un poco a mí. Me dijo que tenía novia, pero que se sentía atosigado, sin libertad y aburrido, y que las cosas algún día cambiarían. Y yo, ilusa de mí, creí que una persona que ha vivido sin problemas bajo ese yugo durante un año sería capaz de liberarse de él. Nada más lejos de la realidad.

Y lo que pasó fue que nos besamos, nos besamos y surgieron muchas cosas. Para mí al menos. Yo me enamoré. Y puede que mucha gente piense que el amor no es algo que surge así por que sí, pero yo creo que es algo inesperado que puede ocurrir en cualquier momento, sobre todo si animas al sentimiento que crece en ti. Y yo lo hice. Lo alimenté hasta extremos insospechados.

Al día siguiente me dijo que estaba arrepentido. Y yo, en contra de mi voluntad, le dije que no importaba, que no se preocupara. Pero, cuando volvió a poner sus labios cerca de los míos no pudimos evitarlo. No se puede reprimir lo irreprimible y pasó lo inevitable. Aquella noche dormimos juntos. Se lo di todo, le entregué más allá de mi cuerpo todos mis sentimientos y pensamientos. Todos para él, una persona amable pero insegura que reía y agradecía cada una de mis palabras. Sí, me enamoré.

Y a la mañana siguiente, cuando regresábamos a nuestras respectivas localidades en tren... empezó a despedirse de mí. Se despidió como si fuera una experiencia importante en su vida que solo quedaría en el recuerdo. Y cuando le dije si podría ir a verlo me dijo que no. Las lágrimas se saltaron de mis ojos y tuve que irme a mi asiento. Aquello fue la última vez que lo vi.

En efecto, no dejó a su novia (las malditas enredaderas). Me consta que lo intentó pero yo no sé si por manipulación, por falta de agallas o por lealtad al código moral impuesto, un chico de 18 años no pudo dejar a una chica que, según él, era una acaparadora. ¿En serio es esa una relación sana? Pero no me toca a mí responder a esa pregunta.

Lloré durante dos meses. Vaya que si lloré. A todas horas. Como nunca lo había hecho. Se me llenaba el corazón de pena cada vez que pensaba en mis ilusiones rotas. Quizás en un primer contacto no lo demuestre, pero no soy tan fuerte como parece. No sabía a quién acudir para que me consolara. ¿Quién va a consolar a una idiota que se lía con un chico con novia? Cualquiera que lo escuche pensará que soy una fresca sin corazón. Pero lo cierto es que no.

Al final, poco a poco conseguí que esa historia no fuera algo más que otra anécdota más de mi vida de la que aprender pero... Hace tres días sospechosos comentarios vinieron a parar a este blog. No sé si los escribió de verdad él. Pero lo cierto es que una nueva visita de Torremolinos aparecía en el contador. No sé si sería él pero por curiosidad quise entrar en su perfil de la red social. Cual fue mi sorpresa al ver que no solo me había borrado, sino que me había bloqueado. ¿Hasta que punto es capaz un persona inteligente de dejarse manipular? Está claro que siempre puede ser manipulada un poquito más si su novia sabe hacerlo.

Algo consternada decidí enviarle un mensaje. Cortito. Sólo le pregunté por qué me había borrado y afirmé que me había comentado en el blog para ser más contundente. Respuesta de JC = 0. Respuesta de la novia = 1.

Quiero compartir el regalito que esta muchacha me hizo ayer a media noche. Tomen nota:

Como mi novio no quiere dedicarle ni un segundo de su tiempo a una chica como vos ( y menos a vos), yo voy a rebajarme unos minutos para dejarte claro algunas cosas.
A J__ C__ no le interesas, vale? si te eliminó, bloqueó, etc es por algo. Así que no esperes ninguna respuesta suya. Y no, el no fue el que se metió en tu blog ni nada de eso, tiene cosas más interesantes que hacer. Y eso de dignarse a responder, dirás rebajarse a responder, no?
Así que vamos a dejar algo muy claro: deja tranquilo a mi novio que ya has dado mucho por culo. Si? ;)
Por otra parte, sos la tía más despreciable que he visto en mi vida, así no vas a llegar muy lejos, la gente te va a terminar odiando (como Juan Carlos lo hace desde hace ya mucho tiempo) .
También hay que matizar que las chicas como vos dan asco, pero mucho asco.
Sabes, cuando paso todo eso me hiciste perderle el afecto a una de las personas más importante para mí, pero bueno en principio te salió bien la jugada (como supongo que tendrás experiencia en aprovecharte de las malas rachas de los hombres o eso me dijeron ;), que mala reputación no?), conseguiste lo que querías, incluso me llagaste a resultar odiosa, pero fue verte la cara y se me pasó todo, sos una chica muy insulsa e insignificante.
Yo creo que cada uno tiene los que se merece, así que supongo que jamás vas a tener a alguien que te quiera a tu lado.


Evidentemente, no pienso contestar personalmente a una chabacanería como esa. Ella no era mi amiga, yo no la conocía y no tengo intención de hacerlo. No tengo que pedir disculpas a nadie (Quizás sí, a mi querido F, me porté mal). Yo me sentí engañada y desilusionada. Lo que me parece curioso es que yo sea la mala de la película. Que JC me odie es curioso. ¿Mintió acaso aquellos días? No lo creo. Las malas rachas no las provoqué yo, venían de antes.

Una cosa si te voy a dedicar. El estribillo de la canción que compuse en aquellos días tristes.

Tienes algo en la cabeza
del chico que besé
y no voy a disculparme
que se disculpe él
los días van pasando
y él me olvidará
pero lo que una vez te hizo
con otra pasará.

Prefiero mil veces mi vida, en la que puedo pensar por mí misma y actuar según mi conciencia a la suya. Mi felicidad es mil veces más felicidad que la suya. Porque la suya es una felicidad impuesta por otros y la mía viene impuesta por mí.

Creo que aquí la enredadera "Vale" se equivoca al máximo en su maleducado párrafo final. No estoy sola. Tengo personas a mi lado que me quieren y me aceptan como soy. Que no me ocultan cosas. Que están siempre ahí y que no me manipulan. Gente inteligente y gente que no lo es tanto. Gente que no me miente (Aunque por lo visto esta muchacha tiene mucha gente que le miente, porque yo no seré guapa, pero si yo soy fea ella es un Orco de Mordor. He aquí mi frase vulgar del blog.)Toda esa gente me ayudó a superar esta historia.

Resumiendo, una vez plasmada aquí, ya que por lo visto hablar conmigo es desperdiciar el tiempo, la historia queda cerrada. Creo que era la mejor manera de acabar con esto de una vez por todas. Y espero,JC, ahora que ya está todo fuera, sinceramente y de corazón, que seas feliz. Que si eres feliz así sigas como estás, ya que yo no volveré a tener nada que vez contigo. Y si por un momento te cuestionas tu felicidad no lo dudes ni un momento, ni uno. Somos jóvenes y quizás, si no actúas ahora, cuando quieras hacerlo ya sea demasiado tarde.

martes, 7 de diciembre de 2010

Niebla

Las vacaciones otoñales se paseaban entre los clientes del hotel perdido en aquel pueblo andaluz entre las montañas de la sierra. Un clima de ensueño en un entorno rural de ensueño, sin duda. Entonces, cundió el pánico general.


Se sabía desde hacía años que aquel día unas nubes oscuras y neblinosas sitiarían el pueblo y, en el mejor de los casos, ahogarían a sus habitantes. Pero es del género humano no preocuparse hasta que el problema está cerca. En efecto, en aquel instante cientos de personas cayeron en la cuenta de que sus vidas corrían grave peligro y se prepararon para una inminente evacuación.

Yo, en cambio, si iba a morir, prefería ir antes a la misteriosa torre que se alzaba junto al hotel.
Al entrar, me recibió el claustro de un convento. No parecía haber mucho más pero descubrí unas escaleritas de caracol en una de las esquinas. Tras subir durante más de un cuarto de hora salí al exterior. Pero allí no se acababa la edificación. Se ensanchaba mucho más, algo absurdo e imposible. Había árboles plantados que conformaban un bosque y una escalinata al aire libre te permitía acceder a dos pisos más. En el primer piso otro enorme bosque lo cubría todo. Un bosque ya casi invernal, delicioso, vacío, bucólico. No pude contener las lágrimas y una sonrisa. Si alguien moría deifnitivamente debería hacerlo allí.

En el segundo piso, un cementerio. Pero no un cementerio triste. Estaba situado en lo más alto de la torre y se podía ver todo el pueblo. Las lápidas estaban llenas de flores y era imposible relacionar muerte con el color gris, ya que el color amarillento del albero animaba a vivir a todo aquel que lo pisara.

-Yo vengo a ver a mi suegra.- Me dijo un anciano que interrumpió su conversación con una la lápida. A decir verdad, aquello estaba lleno de ancianos. Ancianos que habían ido a ver a sus muertos antes de morir, apacibles, sin prisa y con una llana sonrisa en la cara.

Me asomé para contemplar el paisaje cuando una pequeña neblina gris me desequilibró. Asustada, miré hacia las montañas. Pequeñas y casi líquidas nubes oscuras asomaban entre las montañas.



Mientras tanto, en la carretera, dos hombres fingían quemarse vivos.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Como Sobrellevar el Visado Caduco

Dime como se asume que el tren cuyas puertas se cerraron demasiado rápido non vuelva a pasar por tu estación, panterita. ¿Dime como sobrellevas el visado caduco?

Retomando batallas perdidas, ¿no es eso?

Y es que hoy, a las 3 de la madrugada, has descubierto que un bichito pasó por aquí haciéndose pasar por anónimo y puso en duda tu ética y tu moral de forma sutil para despues escabullirse sin dejar rastro (pero una visita nueva de Torremolinos en el mapa de visitas no deja duda por mucho que creas que borrarla de tu vida basta) . Batalla perdida.

Y es que un poco antes, un desertor traicionado por una mosquita muerta acudía al jardín para después invitarte a dar un paseo por sus terrenos frondosos y con curiosidades por descubrir. Batalla ganada.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Decepción Horneada con Tristeza

¿Conoces esa sensación de que la cara de una persona conocida te resulta extraña?

Me acaba de pasar, mirando tu foto. La misma foto que antes miraba con los ojos abiertos como platos, aferrándome a cada píxel hasta que se distorsionaba la imagen y sonriendo a sabiendas de que dentro de semanas no necesitaria ninguna pantalla para ver tu cara.

Pero ahora, ahora que cada vez es más probable que la humanidad que nos caracteriza, tan egoísta, haya hecho mella en ti, algo que parecía imposible, ahora que con cada día que pasa sin saber de ti se hace más verosímil la idea de que unos diminutos cuadrados en un monitor y un collar de madera sea lo único tangible que tendré de tu recuerdo...

Sí, he contemplado una pantalla y un desconocido me estaba sonriendo. Porque he intuido que esa foto no es como las otras, en las que algo de mí se reflejaba en tu sonrisa, porque sé que allí... yo ya no estaba.

Y no te culpo... pero...

Forse ho fatto male, ho fatto tanto male a fidarmi della distanza, della vita, della ilusione..

Ma dimmi, dimmi sinceramente, ho fatto male a fidarmi di te?

Probablemente decepción sea la palabra más adecuada en estos momentos. Únicamente decepción con algunos tintes de tristeza.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Ya no siento - Rosana

En mi entrada número 100, los dos sueños que presagian despedidas traen consigo una canción de Rosana, triste pero vitalista, que quiere ser cantada frente a un espejo.




Ya no tengo deseos de perseguirte
Ni de poner patas arriba tu escondite
Desdibujo en tus ojos mi mirada
Y lo que siento por ti se queda en nada
La magia se esfumo y todo se quebró sin más
No me quedan ganas de llorar
Recoge todo y hecha andar
El mar ya se perdió
El tiempo se paró ya ves
Me dejaste abandonada sin querer

Trozos de ti veo caer
Soy un huracán destruyéndote
Trozos de ti mojándome
Que va ser de mi desterrándote
En silencio romperé trozos de ayer

En tu voz se entremezclan las mentiras
Con mil palabras de amor que están sin vida
Pido al mar que golpee contra tu alma
Y te salpique de mi cuando me vaya
La magia se esfumó y todo se quebró sin más
No me quedan ganas de llorar
Recoge todo y hecha andar
El mar ya se perdió
El tiempo se paro ya ves
Me dejaste abandonada sin querer

Trozos de ti veo caer
Soy un huracán destruyéndote
Trozos de ti mojándome
Que va ser de mi desterrándote
Trozos de ti veo caer
Soy un huracán destruyéndote
Trozos de ti mojándome
Que va ser de mi desterrándote
En silencio romperé trozos de ayer
Trozos de ayer

Piénsame siempre dibujándote
Suéñame
Que va ser de mi
Que va ser de ti
Si el mar te moja el alma
De amor cuando me vaya
Si llegas cuando ya no este
Solo olvídame
En trozos de ayer

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Dos Sueños

Dos sueños venían para dejar que me dejaras.

Sueños para acercarte y después arrebatarte.

Para que me arrebataras con un silencio bullicioso

Silencio de fiesta, silencio de arañas,

Arañas en mi mente que vuelven de nuevo

Vuelven y se van, igual que los recuerdos.

Recuerdos olvidados, recuerdos en tu mente

No son si son de mí o si quieres que despierte

Dos sueños vinieron, vinieron a perderme.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Sueño de tu Recuerdo Pensado

Algo raro estaba pasando el centro de la gran ciudad asiática, todo el mundo estaba corriendo de un lado para otro arbitrariamente. Un chica con un bastón estaba petrificada en equilibrio sobre la barandilla de un balcón. Era de noche, y solo una persona estaba en calma: Un chico rubio de profundos ojos azules estaba apoyado en la pared de ladrillos de un callejón mirando a la japonesa petrificada.

El chico se giró y me miró mientras me dirigía una sonrisa encantadora. Hipnóticamente me acerqué a él. - ¿Qué está pasando?- Le pregunté en un tono casi imperceptible.

- Hay muchas arañas en tu mente.- Me contestó.- Que suave era su piel y que profundos sus ojos claros. ¿Te recuerdo a él, verdad?

"¿A qué se estará refiriendo?" pensé " Es imposible que sea a... ¡No, no! Es imposible ¡No tiene derecho a nombrarlo! ¡Lo mataré!

-Tú no vas a matarme - continuó- , puedo escuchar los pensamientos más profundos de cada persona y mi maestro ha hecho que todas estas personas puedan hacerlo también pero, como ves, enloquecerán de un momento a otro, si no lo han hecho ya. La cuestión es ¿Por qué tu no los escuchas?

Me esforcé al máximo para escuchar alguna voz en vano. Solo el susurro de aquellos labios fríos me calaba el cerebro, traduciéndome instantáneamente mis pensamientos sobre ti. En efecto, esto es un sueño de tu recuerdo pensado.

jueves, 4 de noviembre de 2010

¿Escapar?
















Y cuando consigues liberarte de los barrotes, descubres que sólo estabas en una jaula pequeña dentro de una mucho más grande.

.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Bola de Acero

La Tía de María también se llamaba María, y vivía en una extensa ciudad en Alemania. Su piso se situaba en el centro de la ciudad, en una gran urbanización que conectaba su patio interior por una de las calles más céntricas por dos accesos. El primer acceso constaba de la típica puertecita con barrotes rodeada de intenso ladrillo rojo. El otro acceso era mucho más especial.

El centro del patio interior estaba custodiado por una hermosa fuente pegada a la pared surtida por un chorro que emanaba de una boca estilizada junto con una especie de alambres metálicos. El agua estancada en la espaciosa cavidad acertaba a escapar por un pequeño pasillo de agua que bordeaba la pared, reforzado por un ancho poyete por el que se podia pasear tranquilamente.

El pasillo de agua le daba la vuelta al edificio hasta terminar en una gran cascada. Junto a ella una prominente escalinata completaba el acceso.

"Estad atentos a la fuente. Hoy es el día del concurso tradicional de la ciudad. A las 9 en punto, recordad" dijo la tía María.

A las 9 Jesús y María miraban a la fuente solos y desconcertados. Cuando el Reloj Central dió las 9 campanadas de la boca de la fuente surgió una bola de acero que se deslizó por los alambres hasta llegar al pasillo de agua. De noche el panorama era aún más espectacular, con un sistema de iluminanción que reflejaba el agua en la escalinata blanca. La persiguieron pero la bola cayó por la cascada y fue a parar a uno de los parques de la ciudad donde todos los ciudadanos debían atraparla.

Fundido en negro... Un gran fundido en negro.




Soy María ¿Qué hora es? Las 9 menos un minuto del Domingo. Jesús está a mi lado, mirando contrariado una fuente en la pared. Las campanadas. Una bola sale de la boca en la pared.


"Jesús, ¡corre! Coge esa bola, ¡cógela! Mi tía quería que la tuviésemos por alguna razón"


Jesús la coge y se la mete en el bolsillo. En el parque todos esperan que la bola caiga. Pero no llega, algunos deciden adentrarse en el patio interior. Jesús y yo nos escondemos hasta que vemos una autobús de una excursión escolar y decidimos entrar.


Jesús en un lado del pasillo, yo en el otro, en el único asiento roto que no tiene respaldo. El autobús va cada vez más rápido hasta que frena y la bola de acero cae del bolsillo de Jesús. Todos, absolutamente todos en el autobús giran la cabeza, nos mirán con los ojos desorbitados y se abalanzan hacia nosotros.

Fundido en negro: Una plaza, pingüinos que caen del cielo aplastando palomas.

viernes, 15 de octubre de 2010

Vuelvo a Llorar

Hoy puedo llorar por alguien que no eres tú

Porque no era lo que reía,
no era lo que sufría

Hoy puedo llorar y sonreír
puedo llorar y esperar
y saber que me esperarán

Ya no lloro de rabia,
ya no lloro de impotencia,
ahora lloro por algo muy diferente:
por alguien que no eres tú.



.

sábado, 9 de octubre de 2010

Días Importantes

Los días importantes no dependen del tipo de sentimiento que experimentes, sino de su intensidad.

.


lunes, 27 de septiembre de 2010

Cómo luchar contra una despedida

Su lágrima hacia surcos de despedida en mi muslo. Creo que fue la primera vez que sentí sobre mi piel una lágrima masculina, cargada de irrevocable contrariedad.

¿Por qué el visitante del parque tenía un visado caduco? No quería irse, yo tampoco lo quería. Pero las puertas del tren se cerraron demasiado pronto.

Lo siento María, no te queda otra que esperar, esperar a ver si las arañitas vuelven, si el que puede arrancarlas de mi cabeza vuela hasta mi o si todo cambia y vuelvo a dejar de ser yo.

(Io… io ti aspettero, lo sai, mi fido di te)

viernes, 24 de septiembre de 2010

Auto-orden

Cállate, niña tonta.

.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Se van

Posibles respuestas
que se escapan sin remedio
que huyen de mí
Encriptadas y atractivas
me dejan, se marchan, se ahogan y
matan el pedacito restante
de mi inocencia con su desliz
Yo, yo dejo que se vayan
muy, muy lejos de aquí

Quédate, rescátala
Salva lo que queda
de alguien que fue sincera
(y ahora ahora ahora ahora….)
solo lo es en su dormir

jueves, 16 de septiembre de 2010

Babe I'm Gonna Leave You - Led Zeppelin

Siempre que los presagios vienen a mi mente, esta canción retumba una y otra vez en cada resquicio de mi cráneo. Pongo la versión de Led Zeppelin, mi favorita.



Babe, baby, baby, I'm gonna leave you
I said baby, you know I'm gonna leave you
I'll leave you when the summertime
Leave you when the summer comes a-rollin'
Leave you when the summer comes along

Baby, baby, baby, baby, baby, I don't wanna leave you
I ain't jokin' woman, I've got to ramble
Oh yeah, baby, baby, I be leavin'
We really got to ramble
I can hear it callin' me the way it used to do
I can hear it callin' me back home, whoa-oh

Babe, oh, babe, I'm gonna leave you
Ohh, baby, you know, I've really got to leave you
Oh, I can hear it callin' me
I said don't you hear it callin' me the way it used to do?
Ohh

I know, I know, I know I never never never never never gonna leave you babe
But I got to go away from this place
I've got to quit you, yeah
Oh, baby, baby, baby, baby
Baby, baby, baby, oh
Don't you hear it callin' me?

Oh, woman, woman, I know, I know
Feels good to have you back again
And I know that one day baby, it's gonna really grow, yes it is
We gonna go walkin' through the park every day
Come what may, every day
Oh, mama, baba, mama babe
I'm gonna leave you, go away, ohh

So good, sweet baby
It was really, really good
You made me happy every single day
But now, I've got to go away
Oh, oh, oh

Baby, baby, baby
That's when it's callin' me
I said that's when it's callin' me back home

Merci Beaucoup


Cuando me di cuenta de que aquellas dos personas querían matarme solo me quedaba una salida, la que me ofreció Jérôme. El poblado no quedaba muy lejos de la frontera con Francia así que me montó en la motocicleta y me llevo hasta su casa, con la esperanza de que yo pudiera refugiarme allí.

Jérôme siempre había sido “très gentil” y ahora le debía la vida. Su casa era enorme, algo rústica. Ahora, contemplaba una feria desde la ventana del ático a sus veintiún años sepultados por su metro sesenta de altura.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Como deshacerse

Panterita panterita, ¡qué mes de locura!

Con los días te diste cuenta que el felino tenia la uñas de las garras demasiado cortadas y, como si de otro animal se tratase solo emitía pueriles grititos sin poder arañar ni siquiera un poco. Intentó atarte, sí, intentó atarte en vano....

Me pidió racionalizar mis instintos y acepté para no volver a sufrir nada parecido a lo del bichito amable. Me pidió cambiar de entorno y acepté. Pero.. pero.. intentó que me arrepintiera de los otros animalitos y no puedo, son parte de mi pasado y por tanto de mi presente, son parte de mí. Él no lo entiende.

Ante su falta absoluta de ferocidad, en lugar de intentar solucionar esa carencia pidiendo ayuda... solo lloriqueó.

Ya basta, después de descubrir que mi canario no estaba tan muerto, ¿cómo poder seguir a tu lado? Si en una fugaz visita de el pajarillo que me susurró escuetas melodías me hizo sentir bien conmigo misma y todo lo que me rodea, con como soy yo. Me aceptó tal y como soy.. y después se fue. Pero me sirvió para deshacer entuertos.

En todo caso, siempre quedarán otros elegantes animalitos exóticos tranquilos y feroces al mismo tiempo que, sin intentar atarme, puedan caminar a mi ritmo junto a mí.

Así que ahí te quedas atrás y probablemente detrás de la puerta.

martes, 31 de agosto de 2010

Las cuatro y diez - Luis Eduardo Aute

Esta vez, es esta suave melodía la que viene de mi niñez a relacionarse con mis circunstancias...

Cuenta la historia de dos antiguos amantes que se encuentran tras los años y recuerdan su historia de amor adolescente. Se aprecia el cariño mutuo, pero también... cierto distanciamiento ¿no?




-Fue en ese cine, ¿te acuerdas?,
en una mañana; "Al Este del Edén".
James Dean tiraba piedras
a una Casa Blanca...
-Entonces te besé.
Aquella fue la primera vez.
Tus labios parecían de papel,
y a la salida; en la puerta,
nos pidió aquel inspector nuestros carnets.
-Luego volví a la academia
para no faltar a clase de francés.
Tú me esperaste hora y media.
-En esta misma mesa yo me retrasé.
-¿Quieres helado de fresa, o prefieres
que te pida ya el café?
Cuéntame cómo te encuentras.
Aunque sé que me responderás: "muy bien".
Ten. Esta foto es muy fea;
el más pequeño acababa de nacer.
-Oiga!. ¿Me trae la cuenta?
-Calla; que fui yo quien te invitó a comer.
No te demores; no sea que no llegues a la
hora al almacén.
Llámame el día que puedas.
Date prisa, que ya son las cuatro y diez.

martes, 24 de agosto de 2010

No puedo seguir

La única verdad que puedo decir es que todo lo que no seas tú es una mentira.

Por eso no te besé, porque eres el único que observa desde el patio de butacas el teatro de mi vida. Yo solo quiero bajar del escenario, no que tú subas a representar.

No hay otro que sepa ser sincero con el silencio.

domingo, 22 de agosto de 2010

Envidia


Ayer, mientras me quemaba en la tumbona de la cubierta de un barco, leí un artículo del dominical de la semana pasada. Trataba sobre la envidia. La envidia menos sana, la que nos lleva a desear lo peor al enemigo.

En el final de mi lectura una afirmación tan rotunda que se desmoronó en mis propios pensamientos de esquiva moral. Esencialmente decía que el amor no es un sentimiento egoísta, que no solo no se envidía al prójimo, sino que se disfruta con su bienestar, que es un sentimiento completamente servicial.

No estoy de acuerdo. El amor es lo más egoísta que existe. Es posesivo, nos desata. Cuando nos perturban los sentimientos somos capaces de hacer cosas terribles para conseguir lo que queremos. Y si no las hacemos, ¡cuánto menos que sentirlas! ¿quién es feliz cuando la perosna a la que amas es feliz estando con otra? No confundamos cariño con amor, ni tópicos literarios con realidad.

No, no es un sentimiento noble esto del amor. Es tramposo, despiadado y no te cede ni un segundo para que te puedas preparar.

domingo, 1 de agosto de 2010

Siempre

Te necesito
Como lo perdido e imposible de conseguir
En la lejanía, siempre distante
Porque si me acerco te pierdo
Y me pierdo en un presente vacío

Cuando te siento
Duele, duele, duele
Pero es el dolor de la vida
Con dos opciones a cual peor:

Aceptar vivir con tu recuerdo
es aceptar no volver a amar
y vivir olvidándote
es no volver a tener sentido jamás


domingo, 11 de julio de 2010

¿Y mis chanclas?


Abrí los ojos y no recordaba nada. ¿Por qué estaba sentada en una silla de plástico en una especie de mitad estadio mitad plaza de toros rodeada de miles de personas? ¿Por qué mis zapatos se escurrían de mis pies? Alcé la vista y pude ver un escenario donde un concierto de rock daba sus últimos acordes.



Entonces, toda la gente se levanto y mis chanclas desaparecieron con ellos. ¿Qué hacía allí? Solo podía recordar calles empedradas y paredes muy blancas, típicas andaluzas, que siempre daban a un patio también muy de la tierra: blanco, con su pozo en medio y macetas de flores por todas las paredes. ¿Qué podría haber pasado?



Pero lo que más me preocupaban eran mis chanclas. Me fui del lugar sin poder encontrarlas. Por lo visto, había acudido al concierto con un grupo de amigos. A mitad de camino no lo pude resistir y les rogué que volviéramos a buscar mi calzado. Discutieron unos minutos hasta que al final aceptaron.



Sin embargo, insistieron en tomar un atajo por una clínica sanitaria privada que abarcaba toda la manzana. Ese fue el fin, todos se perdieron excepto una de las chicas. Al salir a la calle por la puerta de pediatría el otoño se nos había echado encima.

miércoles, 7 de julio de 2010

Copiloto


Yo solo quería hacer un viaje a Huesca con mi novio. Pero fue imposible mantener el acompañante durante los días siguientes. El plan era ir a un camping de los Pirineos con una caravana enganchada detrás de nuestro pequeño coche rojo pero, al llegar a Zaragoza, acabé contratada en un supermercado.


El encargado de mi supermercado era un ser despreciable, un déspota que nos obligaba a trabajar por un mínimo salario y que no nos permitía abandonar el trabajo. Tras unos días de calvario decidimos huir. Extrañamente, bastó con ir a la cafetería y escupir en su bocadillo para quedar libres.


Fuera me esperaba mi chico y, como ya había pasado el fin de semana, emprendimos el camino de vuelta. En el tercer control de carretera, al mirar al conductor del coche, pude comprobar con toda naturalidad que ya no era mi novio el que conducía, sino mi ex (¿Un sueño de tu recuerdo en la carretera?) Su espesa masa de cabello claro y sus ojos claros estaban sentados a mi lado, como si nada. De repente frenó en seco en mitad de la carretera.


Un campamento de niños gitanos se erigía en la cuneta. Mi nuevo acompañante estuvo hablando y bebiendo largo rato con ellos hasta que llegó la noche. Para cuando volvimos al coche, estaba demasiado bebido y no dejaba de hacer eses. Al cabo de un rato me di cuenta de que nos habíamos dejado la caravana desenganchada. Al principio pensé que los gitanos nos la habían robado pero nada más lejos de la realidad, nos estaban esperando custodiándola. Por supuesto, hubo más alcohol en el recuentro y la segunda vuelta fue todavía más desastrosa. A todo esto, ¿Dónde se había metido mi novio?


Llego un momento en el que fue necesario subir una cuesta y vi peligrar mi vida. Aunque no sabía conducir le rogué que me dejara intentarlo, con él seguro que acabaríamos despeñándonos por el precipicio. Aunque me tuve que parar varias veces a mitad de camino lo conseguí.


Al bajar del coche, cerraba la puerta del copiloto una chica con el pelo rapado, que me abrazó.

lunes, 5 de julio de 2010

Lewis Carroll - Alicia a través del Espejo


Más juegos de palabras en el mundo absurdo y entrañable de Lewis Carroll. ¿Lo leéis conmigo?
Haz click aquí para leer el libro

domingo, 4 de julio de 2010

Toboganes

Al terminar el partido de tenis nos hicieron visitar las instalaciones de todo el complejo deportivo, donde algunos estudiarían al año siguiente.
-Suban por estas escaleras mecánicas- nos dijo la guía a todas las familias

Así lo hice. Las escaleras se torcían, subían, se convertían en rampas e iban cada vez más deprisa hasta ser casi toboganes. Al cabo de un rato todo el mundo disfrutaba resbalando y yendo de un lado para otro.

A parte de las escaleras había muchos más artefactos lúdicos con los que pasamos un buen rato riendo y disfrutando. Entonces me pregunté dónde demonios se habría metido Luis, el chico con barba y carita sonrosada (bastante guapo he de decir) que me había acompañado todo este tiempo. Definitivamente se había esfumado, así que decidí volver con mi padre, que estaba realmente interesado en una máquina de boxeo virtual.

Apenas habíamos intercambiado algunas palabras cuando oí que me llamaban. Al principio creí que Luis por fin había aparecido pero en su lugar, alguien 5 años más joven, de mi edad, se acercaba con una expresión poco clarificadora.

-¿Por qué se lo contaste?- Volví la cara y le vi: pelo rizado, muy rizado, moreno, labios carnosos y largas pestañas. Sin duda: JC (Un bichito amable.)
-Tú tardaste poco en decírselo a ella, estamos en paz.-

Me enfade mucho, muchísimo, pero no pude evitar proponerle un paseo por las divertidas escaleras mecánicas. Se mostró reacio al principio, pero luego accedió. De todas formas ya era demasiado tarde y todo esto solo un sueño.

miércoles, 30 de junio de 2010

Velas, dinamita y pólvora

El cuarto de calderas del aeropuerto no era tal, Elena estaba segura. Así, un buen día decidió escabullirse de clase.

El aeropuerto estaba junto al instituto. ¿Cuántas veces se había entretenido en seguir con la mirada los aviones? No tardó nada en llegar y menos aún en encontrar el pasillo de mantenimiento. Miró a un lado y a otro para cerciorarse de que estaba sola y abrió la puerta del cuarto de calderas.

Efectivamente, todo estaba lleno de pequeñas velitas encendidas, dinamita y pólvora esparcida por el suelo. En medio de todo, su profesora de Fïsica.

-Tu me mostrarás lo que necesito saber- le dijo a Elena precipitándose sobre ella y tapándole la boca para que no gritara.-Tienes en tu cabeza todo lo que necesito.


Tras un breve forcejeo Elena pudo huir y llamar a el chico de seguridad.

Mientras se llevaban a su profesora a comisaria un hombre gritó "¡Moriremos todos muy pronto!" Nunca se vio mayor expresión de horror en la cara de la nueva reclusa.

lunes, 28 de junio de 2010

Lewis Carroll - Alicia en el País de las Maravillas


Este fantástico libro del matemático Lewis Carroll está gratis en Internet en formato .pdf.

Lo estoy leyendo ahora y quiero compartirlo con vosotros.

¿Qué os parece?
Haz click aquí para descargar el Ebook

Absurdo atentado


16 de Julio de 2008


Cuando la iglesia de la plaza mayor cayó sobre todos los ciudadanos con la facilidad de un recortable de cartón al soplarle, me vi atrapada por el reloj de ésta. Poco a poco conseguí escabullirme y desorientada miré hacia mi alrededor.


Subí por las escaleras de un edificio de fachada marrón. Al llegar a la azotea descubría que había una piscina llena de gente. Una simpática y amable socorrista con una tranquilizadora voz comunicó que era terrorista y nos explicó los cinco tipos de bombas a arrojarían sobre la piscina, cuatro de las cuales no tenían efectos importantes. Las personas iban de un lado para otro intentando instalarse en los lugares que, a su modo de ver, tenían menos posibilidades de ser diana.


Transcurridas unas horas, la dulce socorrista se colocó en un extremo de la piscina y fue arrojando simultáneamente cuatro tipos de bombas. El resultado en los afectados fue a lo sumo la ropa chamuscada por completo. Solo faltaba una, la última, la peor. Bajé las escaleras a todo correr y me metí en una casa. Era poco recomendable hacer eso, por los escombros que podían caer, pero no me importaba. Junto a mí, un matrimonio buscada refugio en un abrazo.


Oímos el helicóptero y algo que atravesaba todos los pisos superiores. Un agujero se hizo en el techo y cayó a mis pies una especie de barra alargada que irradiaba color morado. El tiempo pareció detenerse durante unos segundos, mientras esperaba que aquel objeto explotase, pero solo salió un gas inodoro que comenzó a asfixiarnos. Huí como pude y fui a parar otra vez a la plaza mayor, donde me tiré a la hierba e intenté tomar aire.

martes, 22 de junio de 2010

Salto de Agua

Paseaba por un pueblo bastante peculiar: Estaba edificado a la orilla del mar y se extendía angostamente hasta llegar al extremo opuesto en el pico de una alta montaña tras seguir el curso escarpado a contracorriente del arroyo, entre las sombras apacibles de la oscura vegetación y las piedras mojadas. En la parte marítima, la arquitectura correspondía a la tradicional de los pueblos del interior de España, a partir del pie del monte, era típicamente inglesa. Atravesar el pueblo era como pasar de Tordesillas a Knaresborough en cinco minutos.

Yo me encontraba en la única avenida (ni que decir tiene que todas las calles eran peatonales) después de haber bajado una infinidad de escaleritas de madera. Me senté en el taburete de plástico de la terraza de un bar para descansar un poco. Sentado en suelo y apoyado en la pared, justo al lado del panel de los helados estaba Moisés, siempre ataviado con sus zapatillas de correr, unos vaqueros y no importa qué camiseta. Devoraba ávidamente cada detalle mientras su pelo moreno y algo largo, que normalmente se encontraba a metro noventa de los pies, se removía a su antojo. Me puse nerviosa y decidí ignorarlo.

-¡Ey, María!- Me dijo con un tono de voz más que despreocupado y con una sonrisa en los labios.
-¡Moisés! No te había visto. Qué sorpresa encontrarte aquí, pensé que nunca más volveríamos a vernos.
- Lo que son las cosas.- No borraba la sonrisa, me estaba hipnotizando.

¿Qué estaría haciendo aquí? La verdad es que ya me había encontrado con turistas bastante extraños, que se me quedaban mirando sin razón alguna. Todos ellos decían conocerme.

-Oye,-prosiguió- hay una chica sentada ahí que te está esperando.
¿Quién podría ser? Había venido sola, quería deshacerme del molesto estrés urbano. Lo último que me esperaba era este panorama.

Pero era Laura, hacía cuatro años que no la veía. Laura y su pelo negro (¿se lo había rizado?) Se la veía muy angustiada por haber suspendido Historia de España este último curso, ya que miraba con preocupación su boletín de notas. Cuando me vio, me abrazó largo rato mientras yo sentía que se llenaba un espacio vacío en mi interior.

Le presenté a Moisés más allá de las preguntas que se había cruzado anteriormente y parecieron llevarse bien. Decidimos ir al lado de la montaña los tres juntos, así que subimos toda la escalinata de madera. Yo iba la primera y al llegar arriba del todo me choqué con un hombre calvo, algo rechoncho y con gafas, que me saludó amistosamente. Me dio muy mala espina y decidí hacerle una foto con mi cámara analógica. Laura me miró con complicidad, tampoco se fiaba de aquel tipo. Al final decidimos irnos a dormir la siesta. La casa rural en la que me alojaba estaba en sentido contrario a la suya así que nos separamos.

Cuando estuvieron suficientemente lejos el tipo de la gafas me asaltó.
– Voy a matarte. ¡Corre!-
¿Quéee? Ese tío me quería matar sin darme siquiera una explicación. Parecía que iba en serio así que me escondí en la montaña y fui escalando por el río con una velocidad que nunca hubiera imaginado. Finalmente llegué al nacimiento. Estaba iluminado con algunos focos entre la oscuridad de la noche. No era un chorrito pequeño que nacía de una roca, sino que surgía de la raíz de un sauce con un gran caudal, se deslizaba 3 metros y después se precipitaba por un gran salto de agua.

El tipo de las gafas con su asquerosa sonrisa estaba agarrado al sauce a punto de resbalar y sujetaba amenazante a Laura, la quería dejar caer. Yo no podía hacer nada, si me movía me abriría la cabeza al caer por el salto de agua. Entonces una pedrada le hizo perder el equilibrio y soltar a Laura. El tipo se despeñó en la caída y mi amiga se agarró de mi mano. Sentí como me tomaban de la otra mano y nos sacaban del peligro.
Moisés me había salvado la vida.


domingo, 23 de mayo de 2010

Cómo superar una extraña impotencia

Algunos chicos tienen miedo de lo complicado, de lo feroz, de lo que les sobrepasa y que sin embargo posee la belleza de lo simple en la estética. Prefieren lo espiritualmente simple, lo que pueden manejar, las palabras vulgares y vacías, el silencio lleno de ignorancia, la inteligencia que no va mas allá de la elección de los ropajes sobrecargados y un maquillaje exagerado.
Rechazan a la elegante pantera negra y se dedican buscar a sinuosos mosquitos.

Lo cierto es que no siento celos. No es eso. Es quizá un sentimiento de impotencia hacia la simpleza que a veces me rodea. No pretendo ser prepotente pero tengo derecho a sentirme infravolarada. Yo, rechazada por un igual hace tiempo y ahora rebajada al tamaño de un mosquito por su visión feroz inexperta cargada de prejuicios.

Pero no soy igual que tú, mosquita muerta. ¿De verdad pretendes comparar tu apestosa guarida húmeda chorreante de simplezas mentales con las enredaderas de mi lógica emocional a veces tan irracional? No lo hagas, ni te atrevas, porque sales perdiendo gracias a tu analfabetismo. Todos los animalillos que caminan por albero de msi jardines se reirán de ti con sarcasmo.


Anoche, mientras mi desertor absorbía con sus labios tu enfermiza y húmeda madriguera, absolutamente vacía, yo paseaba abrazada a mi querido guepardo escuálido. Sí, paso a paso nos adentramos cada vez en más, él en mis jardines, yo en su casa, aun que aún no del todo. Y subidos en lo alto de una colina nos devoramos los corazones con dulzura. Allí, en lo más alto, donde todo lo demás resulta prescindible, porque jamás podrá estar a la altura de esta montaña. Desde allí es imposible poder apreciar al desertor canzando una mosquita.
Somos cómplices. Y es que allí me siento valorada por la apreciación del guepardo de los años en el lomo, del que ha probado ya mosquitos y panteras y me elige a mí. ¿Cómo poder pensar entonces en otra cosa, si todo lo que necesito se encuentra en la piel de este elegante animal?

Ahora es cuando mira lo luna desde mi balcón y me pareces nimio. No me importa que otros cacen insectos si junto a mí encuentro un grandioso felino que me arropa entre sus garras dos o tres veces por semana.

Música antirromántica


Cruzando la calle para acceder al parque del centro de la ciudad. Mi pareja y yo pasamos por delante de uno de esos violinistas callejeros. Su música irrumpía en mis oídos excepcionalmente fuerte.

Aceleramos el paso, me agobia muchísimo esa música. Una chica con la que nos cruzamos en el parque comenzó a tararear la misma melodía del violín que entre las plantas el viento susurraba. Casi sin darnos cuenta, en todas las cabezas de los transeúntes zumbaban las mismas notas.

El paso de todas las parejas empezó a acelerarse con rumbo a ninguna parte. Todos querían salir del influjo del violín. Extrañamente, los solitarios, lejos de perturbarse por la melodía, la cantaban más y más fuerte.

Los enamorados, con un miedo irracional infundido por la música, se empezaron a agolpar, en la absurda búsqueda de contacto humano que los apaciguara. Nos rodearon, se pegaron contra nosotros mientras la reverberación cegaba mi oídos.

martes, 18 de mayo de 2010

Sueño Definido de tu Recuerdo

Ya era de noche en el centro de la ciudad y la última jornada de las rebajas en los grandes almacenes estaba apunto de finalizar. Las chicas corrían de un lado a otro mientras las echaban de las tiendas, pretendiendo entrar en las que cerraban un poco más tarde.
Entre tanto revuelo, solo una tienda estaba abierta y vacía. Era de alta costura, tenía la luz apagada y pocos trajes por barra. Un vestido de lentejuelas llamaba mi atención entre tanta oscuridad. Me acerqué a verlo y entonces... . Tu imagen perfectamente definida, tu cara seria tan tierna frente a mí en un sueño definido de tu recuerdo.

sábado, 8 de mayo de 2010

La Institución

Por fin llegué a la Institución. Él, escuálido y atractivo aguardaba mi llegada. Con un poco de suerte, conseguiría una clase del centro. El plan era que él reservase la clase para estudiar, pero yo me colara dentro y pudiésemos estar juntos, solos.



Mientras rellenaba la documentación pertinente, subí las escaleras del edifico pensando que nadie me vería. ¡Qué ilusa! Manuel Emilio se encontraba observando a mi chico y me vio fugazmente. Subí a todo correr esperando encontrar el aulario pero solo había oficinas y el despacho de Manuel Emilio, el director.


Este hombre habría levemente sobrepasado los 60, me había dado clases hacía algunos años y el azul serio de sus ojos transimitía amarga experiencia. Me encontró desorientada en el rellano, la rabía se intuía sin apenas mirarlo.


Entonces llegó el chico, con más rabia aún y levantó el puño.


-¡No! Déjalo hablar - grité,- no sabes el peso de la razón de sus argumentos.


Manuel Emilió habló, pero en mi oídos solo podía escuchar al vacío y el crujir de las rodillas de mi joven amor, que se doblaban hasta dar con el suelo carcomido por unas lágrimas desesperadas. Me desmayé.


Al despertar, barracas metálicas y muchachas gordas de 16 años peleándose por sacos de dormir se apilaban a mi alrededor. Traté de buscar un rincón en cada barraca inútilmente, mientras me tragaba la noche más cerrada.
_________
Yo te lo leo:

miércoles, 5 de mayo de 2010

Piccola Stella Senza Cielo - Ligabue

Y vueltas me da desde hace dos días la canción de Ligabue a la cabeza. Me anima. Espero que a vosotros también.

Forse capiterà, che ti si chuideranno gli occhi ancora, o soltanto sarà una parentesi di una mezz'ora.

Quizás ocurra, que se te cierren todavía los ojos, o solo será un paréntesis de media hora.





Cosa ci fai
In mezzo a tutta
Questa gente
Sei tu che vuoi
O in fin dei conti non ti frega niente
Tanti ti cercano
Spiazzati da una luce senza futuro.
Altri si allungano
Vorrebbero tenerti nel loro buio

Ti brucerai
Piccola stella senza cielo.
Ti mostrerai
Ci incanteremo mentre scoppi in volo
Ti scioglierai
Dietro a una scia un soffio, un velo
Ti staccherai
Perche' ti tiene su soltanto un filo, sai

Tieniti su le altre stelle son disposte
Solo che tu a volte credi non ti basti
Forse capitera' che ti si chiuderanno gli occhi ancora
O soltanto sara' una parentesi di una mezz'ora

Ti brucerai
Piccola stella senza cielo.
Ti mostrerai
Ci incanteremo mentre scoppi in volo
Ti scioglierai
Dietro a una scia un soffio, un velo
Ti staccherai
Perche' ti tiene su soltanto un filo, sai


lunes, 3 de mayo de 2010

Cómo ser otra vez yo con más cosas asumidas

El guepardo escuálido volvió a irrumpir en el camino por sorpresa y rozó su piel con mi mano.
Me invitó a su casa y accedí. Seguí al cuadrúpedo experto en juventud con mi juventud experimentada.

Su casa se rodeaba de un paisaje selvático perfectamente ordenado con una vegetación que me acariciaba la piel, haciendo olvidar cualquier vestigio de las heridas.

No quise adentrarme absolutamente porque la prudencia me haría volver.

Interesante la cariñosa ambigüedad de como me trata este animal.

viernes, 30 de abril de 2010

Y él en la ducha

Era tarde, madrugada, la noche estaba más cerca de mañana que de ayer. El grupo en el que me encontraba estaba siendo dirigido hacia un gimnasio. "Ahora que me encuentro de la fachada, ya no tengo miedo" Pensé.

Nos hicieron pasar y cual fue mi sorpresa al ver, en una pista diminuta con el techo a una altura de no más de metro y medio a todos mi amigos jugando al baloncesto, presos en la cancha.

Y en la ducha, el agua chocaba con fuerza en su espalda.

No pude ver más, me condujeron a mí y a mi perplejidad hacia un módulo diez veces más grande que el anterior, habilitado para jugar a bádminton. Después de tanto tiempo, volvería a usar mi raqueta. Sentí un deslizamiento perfecto en el suelo, que acariciaba mis zapatillas.

Su cuerpo moreno y húmedo estaba aplastado el azulejo de la pared.


Cuando terminé de jugar, me indicaron el camino al vestuario femenino. Al pasar por delante de la puerta del masculino me di cuenta de que ésta se encontraba abierta y no pude reprimir una mirada indiscreta: Un chico estaba de espaldas, duchándose, pero no podía acertar a distinguirlo.


Sí sabes quién es. Su pelo rizado se funde con el vapor, su silueta se refleja en la oscuridad como aquella noche en el hotel. ¡Corre! ¡Entra! Acércate por detrás, seduce con tu lengua cada gota de su cuerpo. Pon tu dedo en su cuello y desliza tu mano hasta su pecho mientras unes el tuyo a su espalda...

Pero no acertaba a distinguirlo.

Finalmente, salí del recinto deportivo junto con mis amigos baloncestistas (¡Cómo me alegraba de ver a Marta!) En unos minutos amanecería. Abandonaba también el complejo otro grupo de chicos. Uno me llamó la atención especialmente: Tenía el pelo mojado, la piel morena y unos ojos negros, como los míos, que eran pozos por los que lanzarse al vacío. Me miraba insistentemente, como si quisiera decirme algo. Pero no sabía quien era.

Es él, estúpida, ¿no sientes la brisa enrarecida del doloroso e intenso amor que a la fuerza ha de ser pasajero? Vamos, devuélvele su penosa mirada de arrepentimiento.

Me miraba como si quisiera despertar en mí un recuerdo dormido. Pero por más que buscaba, la indiferencia de la resignación no había dejado rastro de su presencia.

martes, 27 de abril de 2010

A te - Jovanotti

A te che sei sostanza dei sogni miei

A ti, que eres sustancia de mis sueños. (Y de sueños va la cosa)




A te che sei l’unica al mondo
L’unica ragione per arrivare fino in fondo
Ad ogni mio respiro
Quando ti guardo
Dopo un giorno pieno di parole
Senza che tu mi dica niente
Tutto si fa chiaro
A te che mi hai trovato
All’ angolo coi pugni chiusi
Con le mie spalle contro il muro
Pronto a difendermi
Con gli occhi bassi
Stavo in fila
Con i disillusi
Tu mi hai raccolto come un gatto
E mi hai portato con te
A te io canto una canzone
Perché non ho altro
Niente di meglio da offrirti
Di tutto quello che ho
Prendi il mio tempo
E la magia
Che con un solo salto
Ci fa volare dentro all’aria
Come bollicine
A te che sei
Semplicemente sei
Sostanza dei giorni miei
Sostanza dei giorni miei
A te che sei il mio grande amore
Ed il mio amore grande
A te che hai preso la mia vita
E ne hai fatto molto di più
A te che hai dato senso al tempo
Senza misurarlo
A te che sei il mio amore grande
Ed il mio grande amore
A te che io
Ti ho visto piangere nella mia mano
Fragile che potevo ucciderti
Stringendoti un po’
E poi ti ho visto
Con la forza di un aeroplano
Prendere in mano la tua vita
E trascinarla in salvo
A te che mi hai insegnato i sogni
E l’arte dell’avventura
A te che credi nel coraggio
E anche nella paura
A te che sei la miglior cosa
Che mi sia successa
A te che cambi tutti i giorni
E resti sempre la stessa
A te che sei
Semplicemente sei
Sostanza dei giorni miei
Sostanza dei sogni miei
A te che sei
Essenzialmente sei
Sostanza dei sogni miei
Sostanza dei giorni miei
A te che non ti piaci mai
E sei una meraviglia
Le forze della natura si concentrano in te
Che sei una roccia sei una pianta sei un uragano
Sei l’orizzonte che mi accoglie quando mi allontano
A te che sei l’unica amica
Che io posso avere
L’unico amore che vorrei
Se io non ti avessi con me
a te che hai reso la mia vita bella da morire, che riesci a render la fatica un immenso piacere,
a te che sei il mio grande amore ed il mio amore grande,
a te che hai preso la mia vita e ne hai fatto molto di più,
a te che hai dato senso al tempo senza misurarlo,
a te che sei il mio amore grande ed il mio grande amore,
a te che sei, semplicemente sei, sostanza dei giorni miei, sostanza dei sogni miei...
e a te che sei, semplicemente sei, compagna dei giorni miei...sostanza dei sogni...

lunes, 26 de abril de 2010

El Apeadero Fantasma

Un abrir y cerrar de ojos y había llegado (no tengo ni idea de cómo) a la residencia. El panorama que se me presentaba era un tanto árido: El último apeadero de un tren que por su apariencia hacía años que no pasaba por allí, pero sin embargo disponía de tres módulos de alquiler de bicicletas listos para ser estrenados. Mas al este, una parada de autobuses fantasma presidía carretera.

El pequeño complejo de la residencia universitaria todavía no estaba abierto. El edificio era pequeño, de color beige, con las paredes impecables y aún así antiguas. En las escaleras grises de suciedad de la entrada, como en el resto de la campiña que rodeaba el aislado conjunto, no había nadie, salvo Eulalia. Estaba sentada, con la mirada clavada en sus rodillas, como si toda su existencia dependiese de encontrar quién sabe qué en sus raídos y holgados pantalones caqui.

- ¡Por fin juntas en la misma ciudad! Tenía unas ganas locas de verte. - Le dije muy ilusionada.

Levantó la cabeza, clavó su mirada en el avergonzado horizonte y se mantuvo inmóvil, como muerta. Quizás no tenía ganas de hablar, intenté darle conversación:

- Esta estación de tren parece que no se usa desde hace siglos. ¡Pero las bicicletas parecen estupendas! ¿Y la parada de autobús...?

Al señalar a la parada me percaté de que alguien había allí, como si acabara de llegar. Una chica regordeta, con el pelo rubio corto y vestida de colores alegres se acercaba pegando gritos y saltando. No puedo recordar lo que decía. Se que hablaba, pero sus palabras eran necias e irrelevantes. Me irritaba.

Comencé a pedirle que dejara de molestar a mi amiga. Solo le hablaba a ella, girando a su alrededor, pero lúgubre como nunca su mirada continuaba clavada en el infinito. No podía soportarlo, me acerqué a la payasa en cuestión y le pisé el pie revestido de la zapatilla de lona rosa hasta que no pudo aguantar el dolor y calló.

- Nos vamos.- Le susurró lentamente a Eulalia
Ella se levantó y sin mirarme formuló un escueto "adiós."

- ¿A dónde vas? ¡He venido a verte! No se volver a mi casa, el tren no funciona y no conozco ruta alguna. ¡No te vayas!

Pero una vez más, su pelo rizado se burlaba de mí.

Hard Luck Woman - Kiss

Cuando me siento "Hard Luck Woman"...



If never I met you
I'd never have seen you cry
If not for our first "Hello"
We'd never have to say goodbye
If never I held you
My feelin's would never show
It's time I start walkin'
But there's so much you'll never know
I keep telling you hard luck woman
You ain't a hard luck woman
Rags, the sailor's only daughter
A child of the water
Too proud to be a queen

Rags, I really love you
I can't forget about you
You'll be a hard luck woman
Baby, till you find your man
Before I go let me kiss you
And wipe the tears from your eyes
I don't wanna hurt you, girl
You know I could never lie
I keep telling you hard luck woman
You ain't a hard luck woman
You'll be a hard luck woman
Baby, till you find your man
Rags, the sailor's only daughter
A child of the water
Too proud to be a queen
Rags, I really love you
I can't forget about you
You'll be a hard luck woman
Baby, till you find your man
You'll be a hard luck woman
Baby, till you find your man
Oh yeah, bye bye, so long, don't cry
I'm just packin' my bags, whoo, leavin' you
Bye bye, bye bye, bye bye, baby, don't cry
I gotta keep on movin', yeah movin'
Bye, bye my baby
Ooh, don't cry, lady, oh...

viernes, 23 de abril de 2010

Una Urna, un Beso, Él


La pantalla del ordenador proyectaba una luz más azul que de costumbre. La videollamada que tanto esperaba acababa de comenzar. Él me miraba a mil kilómetros de distancia, insistentemente.


Sonó el timbre de la puerta. Miré a ver quién era. Correo. Un paquete para María. Lo abrí. Mi urna, más vacía y oscura que nunca,y preciosa. Me pareció la cosa más bonita que podía existir.

En la pantalla del ordenador el me dijo que era un regalo suyo. Me pidió que fuera a verle. No podía, nunca me lo permitirían.

-Allora, non posso fare altro che andare da te.- me dijo
No sé como pasó, pero atravesó la pantalla y me tomó de la cintura dulce, dulce, dulcemente. Su piel era suave, morena y tibia. Me hechizaba su voz. Su cara se acercaba más y más y entonces me besó.
Quedé sumida en una profunda, tierna melancolía.

jueves, 22 de abril de 2010

Como intentar olvidarle paulatinamente

Ayer salí de mi cueva para dar un melancólico paseo de miércoles. Decidí no cruzar la carretera, quedarme por los alrededores sin traspasar la entrada de mis dominios.

Sola, pero vanidosa como siempre, reflexioné en mi paseo sobre las heridas de mis garras, que se estaban curando. No había muerto y , aunque aún sangraba, concluí que las cicatrices que quedarían me harían más fuerte. Y entonces, cuando levanté mi cabeza, un escuálido guepardo saltó de detrás del primer arbusto.

Me resultaba familiar, creo que ya lo había visto. ¡Sí! Estuve retozando con la fierecilla hace algunos meses. Era jocoso y amenazante, menos juvenil que la panterita, pero no veía ningún rastro de cicatrices como las mías. Para mí, es el tipo de animal que no es capaz de hacerte heridas, pero puede curártelas.
Me miraba con insistencia, y yo, en mi vacío dolor, no dudé en devolverle la soberbia (María, la juguetona insolente, estaba regresando).
Sí, retozamos levemente. Su tímida y falsa impertinencia afectuosa me hizo olvidar por unos instantes los arañazos amables.

sábado, 17 de abril de 2010

Aclaración a una misma

En aclaración a mi entrada anterior, tengo unas palabritas que decirme a mí misma.

Para mí el amor es el instinto más animal racionalizado hasta extremos insospechados.

Precisamente por eso, aunque piense una y otra vez cuál es la mejor decisión, mis sentimientos se verán circundados por la química y las hormonas, no por la moral.
En mi cerebro, primero la reacción y después la lógica. No se le puede aplicar la lógica a algo que no ha reaccionado (al menos yo no puedo), al igual que resulta imposible reflexionar sobre un compuesto evaporado. No quiero salvar lo que no existe en mi interior, no quiero buscar en mi consciencia un principio ético para aplicarlo a la biología de los sentimientos.

Por eso, perdóname si primero me quiero dejar llevar por mi "animalidad" y después por la razón para tomar las decisiones. Yo no puedo entender a los que pretenden domarse a sí mismos, escribiendo fórmulas hipotéticas que jamás podrán aplicar al modelo de su corazón. Por mucho que lo intenten y crean que lo han conseguido, tarde o temprano alguien echará su falaz demostración por tierra.

Mi razón es empírica, aunque escriba las fórmulas de antemano, estoy dispuesta a cambiar los datos, a cambiar lo que no encaje con la estructura de mis arrebatos arañados.

miércoles, 14 de abril de 2010

Los Girasoles Ciegos

Nos acabo de ver identificados en mi lectura:

"El hombre reflexiona con la cabeza para que el pensamiento descienda al corazón donde encuentra su vigor, mientras que la mujer discurre con el corazón para que su instinto recobre la luz de la razón."

Alberto Méndez, Los Girasoles Ciegos

Los que me conocen saben que detesto la diferenciación entre hombres y mujeres. De hecho, creo que esta generalización es errónea.

Pero, no puedo evitar verme arrastrada por mis sentimientos para darle sentido a mi razón y verte a ti, convenciendo al corazón de que lo que te dicta la razón es lo correcto.
.

martes, 13 de abril de 2010

Fuga Estomacal

Hoy, mi madre me ha arrancado una de esas serpientes del estómago... Ojalá por el agujero de su puño saliesen todas.

.

lunes, 12 de abril de 2010

Dust in the Wind - Kansas

Yo... cerré mis ojos un momento y el momento.. se había ido.




I close my eyes, only for a moment, and the moment's gone
All my dreams, pass before my eyes, a curiosity
Dust in the wind, all they are is dust in the wind
Same old song, just a drop of water in an endless sea
All we do, crumbles to the ground, though we refuse to see

Dust in the wind, All we are is dust in the wind

Don't hang on, nothing lasts forever but the earth and sky
It slips away, all your money won't another minute buy

Dust in the wind, All we are is dust in the wind

Como desilusionarse por Completo

El bichito amable prometió enviarme una flor de su jardín, la más insignificante, no le pedí mucho más. Enviaría a mi mejor compañera de jardín a recogerla, ya que las lianas no me dejaban pasar, pero volvió con las manos vacías.

Por lo visto el entorno del susodicho animalito envuelto en la maleza cada día crece más y él se zambulle entre las oscuras hojas. Ya no acierto a verlo entre los barrotes, está tan escondido que estoy dejando de buscarlo con mi feroz mirada.
Soplé hasta las copas de tus árboles para felicitarte por ello y lo ignoraste por completo. En mi desconcierto creo son tan altos que me ves como una hormiguita insignificante.
Yo solo quería un pequeñísima florecita para curarme, solo eso, y no me la has querido dar. No se si esa maldita planta trepadora te lo habrá impedido pero lo cierto es que comienzo a limarme las uñas cabizbaja, pensando que las heridas de mis patitas no me deberían impedir salir a cazar la felicidad.

Me levanto para ir a los columpios de mi parque, pero en la lejanía, aunque no te pueda ver, se ve la espesura de tu bosque, que se alza tímido pero grandioso entre las nubes.

Entonces, esta supuesta fiera se da cuenta de que en el subibaja no se puede jugar sin un compañero que complemente con el peso justo y necesario.
Estoy sentada pegada a la tierra, mirando en el cielo el asiento del otro extremo con lágrimas impotentes y una apatía creciente.

miércoles, 7 de abril de 2010

Non ti muovere (2004)

Chi ti ama c'e' sempre , c'e' prima di te , prima di conoscerti.

Quien te ama está siempre, está antes de ti, antes de conocerte.


"La mia vita è stata tutta così… piena di piccoli segni che mi vengono a cercare".
"-Tu non mi perdonerai mai, vero?"
"-Dio non ci perdonerà"
"-Dio non esiste, amore mio"
"-Speriamo... Speriamo, amore mio
"


-Mi vida ha sido siempre así... llena de pequeñas señales que me vienen a buscar.
- Tú non me perdonarás nunca, ¿verdad?
-Dios no nos perdonará
-Dios no existe, amor mío
- Esperemos que no... Esperemos que no, amor mío.





"Non lo so dove vanno le persone che muoiono ma so dove restano".

No sé dónde van las personas que mueren, pero sé donde se quedan.


"Tienimi, ti prego, tienimi.Vieni quando ti pare,una volta al mese, una volta all'anno, ma tienimi..."

Quiéreme, te lo ruego, quiéreme. Ven quando tú quieras, una vez al mes, una vez al año, pero quiéreme...

lunes, 5 de abril de 2010

Como rebajarse y pensar en el resentimiento

Ahhh... la pantera sale de su esplendoroso jardín para arrastrarse a la verja del bichito amable. Se raspa las garras en la carretera, le sangran los labios de morder los barrotes inutilmente. Pero es vanidosa y disimula sus heridas con una sonrisa amarga cuando la miran.


Atrapado por las malditas lianas me sonríes en tu exilio y lo prefieres a luchar por cortarlas. Susurras cariñosas palabras que llegan a mis oídos gracias al viento...


Esas lianas... enredadas en la puerta no me dejan pasar. Crecen y crecen y tus las riegas.
Araño el metal en vano, me impides cortar esas malditas plantas.


Como dije en su momento, el portón de mi parque está siempre abierto, pero cualquier día la bestia se cansa y te lo cierra en tus amables narices.

domingo, 4 de abril de 2010

La calle del olvido - Los Secretos

Otra canción antigua que ronda mi cabecita insistentemente. Es una sensación de desconsuelo la que experimento cuando escucho esta canción y recuerdo algun que otro momento que seguro que vosotros también habéis vivido:

Enamorada de una persona, ésta se va con otra. Luchas por superarlo y cuando ya casi lo has conseguido, viene a ti. ¿Qué hacer?




Ahora que todo acabó y que el tiempo te ha vencido,
y tu amigo te dejó dices que cuentas conmigo.

Como tienes el valor, yo que siempre me he dolido
de recordar lo que fue y lo que pudo haber sido.

Por la calle del olvido vagan tu sombra y la mía,
cada una en una acera por las cosas de la vida.

Por la calle del olvido donde nunca brilla el día,
condenados a una noche tan oscura como fría.

No sabes lo que luché para no soñar contigo
y no quieres entender que por fin lo he conseguido.

Yo estaba dispuesto a todo para tenerte conmigo
hasta hubiera trabajado, y te fuiste con mi amigo.

Por la calle del olvido vagan tu sombra y la mía,
cada una en una acera por las cosas de la vida.

Por la calle del olvido donde nunca brilla el día,
condenados a una noche tan oscura como fría.

sábado, 3 de abril de 2010

Saltas de Sueño en Sueño

En dos días te has paseado por mis sueños en todos los formatos posibles, pisando mis arañitas y soltando culebras y serpientes que me devoraban el corazón.


Eras un hippie con rastas que me besaba en Montmartre, una voz en una pantalla y un chico tímido con el pelo rizado que después de ignorarme me deseaba.

Importante petición:

-Señor de las rastas, váyase a besar a su novia.
-Voz en la pantalla, desconéctate.
-Si usted me ignora, ignóreme. Si me desea, deséeme.

- Arañitas, volved a mi cerebro, al menos ya os conozco de sobra.

martes, 30 de marzo de 2010

Olvido generalizado

Todos se olvidan de ti, es inútil que intentas mantener conversaciones, que les llames, que les des algún toque o que por el contrario seas indiferente para ver si les importas. Si hay distancia, hay olvido.

Y es que si alguna vez te has ilusionado con un amor esporádico correspondido a distancia estás perdida:

Paso 1: Cuando llegas a tu casa rastreas en Internet cualquier dato suyo y esperas inútilmente alguna señal de que se acuerda de ti. Existen dos posibilidades:

1. Que no te quiera volver a ver: En ese caso el proceso será más rápido, acabarás por autoconvencerte de que es un imbécil y no vale la pena. Tras unos días de dolor lo olvidas.

2. Que quiera mantener el contacto: Habláis por msn, te dirá que nunca te olvidará, que se acuerda de ti, que te vendrá a visitar. Y tú, estúpida ilusa te lo crees y piensas en él todo el rato. Habláis con frecuencia.

Paso 2: Las relaciones se van enfriando, tú te sigues acordando de él como una niña de 13 años, confías en su palabra pero ya no habla igual contigo, dice las cosas por inercia y tú lo notas. Ya no sabes si piensa en ti, te sientes abandonada y engañada.

Paso 3: Con el paso del tiempo también tú comienzas a ser indiferente, no vas a estar toda la vida amargada. Conoces a otros chicos y por lo que tú sabes el también tiene otras parejas. Las conversaciones son insípidas.

Paso 4: Te acuerdas de las primeras palabras del principio, seguro que las dijo de corazón, que no pretendía engañarme, él no podía saber que todo esto pasaría.

Yo sí lo se, siempre pasa lo mismo. Se que con los meses todo volverá a la normalidad, aunque de vez en cuando una vocecilla en mi interior me pregunta:

¿ Y si esta vez fuera diferente? ¿Y si tu cabeza irracional no se ha equivocado?

A estas preguntas, solo puedes responder tú .

Tu novia ideal

Maldito sueños:


Una chica bajita, regordeta, con el pelo liso y largo recogido en una coleta se me acercaba. Sabía quién era: ella, su “novia”. (¡Qué término tan fácil de usar para algunos!)

Estuvimos hablando un corto espacio de tiempo sin ningún percance, se disimular muy bien. Entonces me dijo:

- Se perfectamente que te has acostado con mi novio. No me lo ha dicho, se lo noto en la cara.

Me quedé atónita, no esperaba que la chica fuese capaz de hablar con tanta elocuencia (de hecho solo es un reflejo de mí misma en mi sueño, seguro que ella no es así)

-Te agradezco que lo hayas hecho.- Continuó hablando- Quiero romper con él, ya no lo soporto más.

Sentí de repente simpatía por aquella muchacha, aunque no podía comprender como quería acabar la relación con ese chico alto, moreno, atractivo, inteligente y sin ninguna maldad aparente.

lunes, 29 de marzo de 2010

Una Urna


Mediodía en la orilla de la playa, con toda esa gente en traje de buzo, todos queriendo conseguir el cofre hundido. No lo permitiría, tenían algo que era mío.
Cuando comenzó la carrera me quedé rezagada, así pasaría inadvertida. Todos se peleaban para pasar, entonces entré yo en la zona de búsqueda. Me sumergí y cogí el cofre, no me hacía falta buscar, ya sabía donde estaba. Nadé hacía la orilla y corrí desenfrenadamente hacia la montaña para poner el cofre a buen recaudo.

Mis hermanos se dieron cuenta de lo que había hecho y me siguieron. Yo corría... el cofre se estaba convirtiendo en la urna de unas cenizas. Debía alcanzar la montaña.

Atravesaba la urbanización donde vivíamos cuando mis peresecutores me alcanzaron, me hicieron girar bruscamente y el jarrón con las cenizas cayó al suelo. No sabían que aquellas eran las propias cenizas de mi incineración. En aquel momento, me desplomé.


Ahora vago por la montaña en las puestas de sol...

No hay nada que hacer

Me despierto por la mañana
y parece que fue ayer
pasarán días, semanas, meses
y yo lo recordaré sin saber
si tu promesa se romperá.

Otros lo prometieron
y mi sonrisa se dibujó
inocente e ilusionada
de tu ilusión se borró.

Todas se rompen, es inútil
sincero o mentiroso lo harás
seré un vago recuerdo
Porque el tiempo pasa, desaparezco
y no hay nada que hacer.

domingo, 28 de marzo de 2010

Imperturbable, corazón

Imperturbable, corazón
analítica, la razón
de ella dicen que es.

Corazón de hielo
simple actitud
de los que no la conocen bien.

Pero sus lágrimas
existen más que eso
allí donde la ves.

En una búsqueda
absurda y perdida
va dando traspies

Razón empírica,
pasión derretida
rigen su forma de ser.

Como extralimitarse y salir malparada

Esta semana decidí salir a dar un paseo fuera del parque y me perdí.

Sin saber cómo, me vi caminando en una selva llena de criaturas extrañas y algún que otro bichito amable. Nada más abrir los ojos lo vi, y ya lo sabes, me lancé tras mi presa sin dudarlo. Esquivé todo tipo de obstáculos e incluso me dio tiempo a parar a descansar, sabía que lo conseguiría. En estas cacerías emocionales elegidas no tengo rival ¿ A que sí animalito? Tú lo sabes bien, ya lo has sufrido.

Efectivamente, no tardé en alcanzarlo, estaba encaramado a una liana silvestre, pero demasiado joven. Me fue sencillo zarandearla e inyectarle a la criatura mi veneno, tan suave e imperceptible. El problema es que es perecedero, sabía que serías vulnerable solo por unas horas.
Era hermoso, más que tú, mucho más. Hice de su cuerpo el mapa de mis objetos de conquista y de sus ojos el cuenco recoge la vana palabrería, siempre la misma, la de la misma estúpida incosciente buscadora de la felicidad instantánea.
Pasaron las horas y el cielo se nubló, era hora de volver a mi patria chica, para procurar que no se mojaran los ajados trapos que dejé tendidos.
Pasaron las horas y el veneno se esfumó, y querías engarzarte en la dichosa liana, rechazando los fornidos troncos de árboles que te ofrecí. Me lo insinuaste mediante un minúsculo paso hacia atrás.
Pero NINGÚN BICHITO AMABLE, por muy hermoso que sea, intenta huir de mí dejándome sola en un metro cuadrado de tierra infértil. Antes de que empezaras a irte, corrí hacia mi parque con los ojos inundados de lágrimas.
Acabo de llegar a mi jardincito. Ahora esta inconsciente con el orgullo roto busca un canario muerto entre la niebla.

Lo más leído