viernes, 2 de junio de 2017

Cartulinas y palmaditas

     Sigo convencida de que el tiempo es una mentira, de que es tan cíclico como el de Niestzche. Viene a mi mente aquel esquema del año, de mi clase de preescolar, con las estaciones distinguidas con colores, con los mese formando parte de un círculo imperfecto. Siento que piso esas losas de papel una y otra vez cada año. 

    Y yo, lo único que querría es recortarlas y ponerlas en línea. Romper este espacio recubridor en el que me siento atrapada, donde caigo una y otra vez por las rendijas de la cartulina.

    Erramos al pensar que no nos diluimos, que no desapareceremos entre la incesante marea de personas, aunque sigamos vivos.  Te equivocas al pensar que si mi memoria se ahoga entre las mujeres, la tuya no se pierde entre los hombres. Ni tú ni yo somos especiales. Solo somos un punto del infinito que ya ha pasado, un sueño disonante de nuestro auténtico yo (el único y presente). 
     

Y aunque te empeñes en demostrar, 
en alterar, en vencer, en claudicar. 
Ya no eres tú y ya no tienes público ni rival.
A nadie interesan nuestras sombras,
las que siempre permanecen detrás.
No intentes vivir de una herida
que nunca quisiste curar.

miércoles, 26 de abril de 2017

Resaca de cumpleaños

Que tu dolor provenga de las acciones de otra persona no te da derecho a expresarlo de forma que la hieras deliberadamente. Que sientas dolor no significa que la causa sea deliberada. Porque sientas frustración no tienes que buscar a un culpable. 

Y yo aquí ando. Sorprendida, dolida, con todo mi amor, mis ilusiones y mis esfuerzos caídos en saco roto, mientras que me ducho y pongo lavadoras, porque todo huele a ti. 

Vencida realidad

Dejé de buscar ganar, siempre me ponías contra las cuerdas y me decías que no era un juego. Y no lo era, porque era aterradoramente real. Pero algo sí que gané. De mi capacidad de no ganar dejé de intentar jugar con las palabras, de cambiar piezas para que todo encajase en mi cabeza, según mi realidad.

Y entonces gané realidad y la acepté como imperfecta.

Y ya está bien de ideales.

Mira, yo qué sé

He tried so hard.

Pero  no pudo dejar de ser lo que era.

I always will be a person.

A person forced to be forgot at some point, when you'll decide that I don't deserve a memory, a feeling.

Es terrible estar cambiando a cada rato, moldeado por las actividades cotidianas, pero con la decisión firme de quién y cómo eres.

Even when I will know a little piece of myself, I think I will be always questioning myself. Who am I? What am I doing? Why I'm doing it? Y eso es lo que me dará forma a cada rato, moldeada por un sentido consciente de mi humanidad. 

Yo no soy contráctil

En matemáticas hay resultados que se cumplen de manera local, es decir, en cada entorno de un punto, pero que no se cumplen globalmente. A veces es más fácil mirar las situaciones localmente y simplificar en forma de falacia:

1. Toma una propiedad que se dé en entornos de varios puntos que forman un conjunto P.
2. Haz de ella una propiedad global.


Problema: Es posible que la propiedad que  has creado no se satisfaga, aunque lo haga en algunos entornos locales de algunos puntos.

Solución: Crea una superficie diferente H', que contenga P y en la que se satisfaga de forma global la condición.

Ahora tu realidad es inamovible, con tu historia-superficie H hecha a tu medida, para que te resulte fácil comprender que está pasando, para poder aferrarte a ella, para poder contársela a todos si te preguntan que pasó. 


Y ahora encárame, álzame la voz, hiéreme con tu verdad, con todo lo que he compartido contigo, con tu puzzle H'. Sé dañino, no seas dialogante y obvia H\setminus P.


En matemáticas, a veces crees tener la respuesta a un problema. Estás seguro, estás eufórico. Lo has resuelto, al fin. Y entonces, horas, días incluso semanas más tarde puede ser que te percates de que lo que has hecho no tiene ningún sentido. Que H' no está bien definido.


Y hayas borrado la definición de H.

domingo, 23 de abril de 2017

Sharp shadow

Nítida sombra
a veces te veo
en rostros desconocidos.
Te intuyo en adultos
y te veo en muchachos.
Admiro su piel tersa
y su mirada inocente,
que es profunda
y que no sabe nada.
Y como me hago
cada vez más adulta
y menos muchacha,
me intuyo menos
y me veo más.
Ya dejo de verte
para recordarte.


Sharp shadow
sometimes I see you
in unknown faces.
I sense you in adults
and I see you in boys.
I admire their smooth skin
and their deep look,
which knows nothing.
As I am getting older
and less girl,
I sense me less
and I see me more.
So I give up seeing you
to remember instead.




Lo más leído